martes, 30 de abril de 2013

La verdad y la reflexión

Compartimos (con permiso del autor), un correo que nos parece muy pertinente:

Autor: Gregory Aular F.

     Buenos días mis amigos y amigas, no tiendo a escribir correos reflexivos ni largos porque a muchos este tipo de correos fastidian y casi no lo leen. Pero debido las observaciones en mi ámbito social y de convivencia (que es muy poco con respecto al mundo) no puedo dejar de pensar y luego reflexionar el ¿por qué? de las cosas, aunque sé que nunca llegaré a una solución, pues todo depende de pensares diferentes y hasta el tiempo incide en eso.
    Lamentablemente la situación actual del país ha alterado fuertemente estas convivencias. Familias divididas, amigos enemistados, guerras en las redes sociales, dimes y diretes, los canales de televisión, discusiones que son estériles, pero interesantes porque se puede evaluar el pensar de mis cercanos.
    Siempre he creído que la verdad que uno pueda tener, no corresponde a la realidad universal. Siempre lo he llamado Micromundo (personal), Macromundo (cuando se refiere a la sociedad) y el Mundo es la realidad Universal. Cuando mi micromundo y el macromundo están distorsionados (pero sigue siendo mi o nuestra verdad) este no puede diluirse con la verdad universal y es cuando empiezan los roces y los choques de esas esferas; como los átomos en una reacción química. Esto se traduce en odios entre nosotros, peleas, divisiones y hasta ataques.
     Cuando mi micromundo se acerca a la verdad de un macromundo es más fácil que se diluya con el Mundo y existirá una armornía importante. Sin embargo, estos macromundos son muchos y por eso la realidad es diferente a nivel mundial aunque al final sea casi la misma (hambre, luchas de clases sociales, injusticias, guerras, etc.) Todo esto se distorsiona más por los medios de globalización (TV, Facebook, Twitter, Whatsapp, PIN, etc.). Ya no nos miramos a la cara y no ponemos atención a lo que nos rodea.
     Pienso que cuando uno cambia internamente hacia lo positivo (Justicia, ética, moral, respeto, consideración, apoyo, amor y amistad, tolerancia, sinceridad, fidelidad, etc.) y lo proyecta hacia fuera, el mundo empieza a cambiar.  Lo antes expuesto requiere una fortaleza y una decisión que NO es fácil de conseguir, pues siempre los placeres y los antivalores nos dan una falsa estabilidad y satisfacción, que al final siempre pasan su factura.
 
    Esta es mi fórmula (y me ha servido. Espero que a ustedes les sirva):
 
  • Evito hablar de Política, religión, y estoy por meter los deportes, en grupos de amigos heterogéneos. Si se desata una conversación airosa, paso a modo observador. Si deseo hablar de esos temas ampliamente, busco a unos iguales o a los más tolerantes, pero no caigo en odio y separación. Los amigos y la familia son invaluables.
  • Evito creer en todo lo que sale en twitter y facebook, por PIN, SMS. SIEMPRE CUESTIONO ESAS INFORMACIONES Y NO LAS DIFUNDO. Eso crea movimientos de los micro y macromundos. Soy consciente, y antes de apoyar una u otra información busco si es correcta o no. Leo la prensa de ambos lados, escucho ambos lados antes de tomar una decisión. Les recomiendo mucho esta lectura: http://www.slideshare.net/SanClaudioOviedo/los-ratones-ciegos-y-el-elefante
  • Evito la violencia, el irrespeto, las bromas pesadas entre los diferentes.
  • Trabajo, estudio y hago deporte. Mantengo la mente y el cuerpo ocupados.
  • Entiendo que tratar de cambiar la posición de otro, o hacerle cambiar de pensar, es IMPOSIBLE, así que evito explicar los pro y los contra de las cosas que nos separan. Es allí donde entra la tolerancia. Ojo, que no es apoyar ciegamente una posición, sino: No estoy de acuerdo pero te respeto.
  • Entiendo que todos somos iguales aunque pensemos diferentes: Somos hermanos, amigos, hijos, seres humanos. Razonamos y no somos animales que nos caemos a dentelladas y zarpazos para imponer nuestra posición sobre el otro.
Espero que hayan llegado hasta el final y disculpen mi extensión en un email.

Un fuerte abrazo.

No hay comentarios: